El Salvador: Bukele, sus roces con la Asamblea y una pandemia que consume la economía

El Salvador: Bukele, sus roces con la Asamblea y una pandemia que consume la economía

Las fricciones entre el presidente salvadoreño y la Asamblea Legislativa siguen aún en medio de la pandemia y cobran todavía más fuerza tras la superación por parte del organismo del veto a la ley de emergencia nacional por la propagación del Covid-19.

Ni la pandemia logró menguar las tensiones entre Nayib Bukele y la Asamblea Legislativa de El Salvador. Mientras el mundo se concentra en contener el impacto de la propagación del brote de Covid-19, en esta nación centroamericana parece reinar la división.
Luego de que este 11 de junio la citada Asamblea superara el veto del mandatario a la ley de emergencia nacional por la pandemia, que había sido aprobada desde el 30 de mayo, los ánimos se caldearon todavía más y será ahora el Supremo el que decida quién tiene la razón sobre la medida.
La superación del veto se dio luego de que, por orden de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, el grupo de altos funcionarios del Gobierno de Bukele delegado para tratar el tema negociara con la Comisión Política del Congreso, en una serie de seis días de diálogos que terminaron el 30 de mayo sin un acuerdo entre las partes.
La discusión sobre la constitucionalidad de un proyecto de ley vetado
Técnicamente, el artículo número 138 de la Constitución de El Salvador estipula que, aún si el presidente de turno veta un proyecto de ley, en caso de que la Corte Suprema determine que este es constitucional, entonces el mandatario tendrá que firmarlo y, posteriormente publicarlo en el Diario Oficial a fin de que entre en vigencia a pesar de que no goce de su respaldo.
«Cuando la devolución de un proyecto de ley se deba a que el presidente de lo considera inconstitucional y el Órgano Legislativo lo ratifica en la forma establecida en el artículo que antecede, deberá el presidente dirigirse a la Corte Suprema de Justicia dentro del tercer día hábil, para que esta, oyendo las razones de ambos, decida si es o no constitucional, a más tardar dentro de quince días hábiles. Si la Corte decidiere que el proyecto es constitucional, el presidente estará en la obligación de sancionarlo y publicarlo como ley», señala el citado artículo.
Lo que busca la ley en cuestión es establecer un orden claro de acciones y medidas para llevar a cabo la reanudación de las labores en los sectores productivos que permanecen paralizados y, en su presentación, obtuvo el respaldo de 59 de los 84 diputados salvadoreños.